La escritora escobarense Florencia Lavini presentó su novela “El monstruo porteño”

La novela escrita por la escobarense Florencia Lavini y editada por Maxbrod (Loma Verde) propone una lectura voraz y ágil en épocas donde los textos tediosos no tienen terreno.

Dividida en cinco partes, la historia narra los vaivenes de Martina, una escritora amateur con el deseo de publicar su material. El director de la editorial (Guillermo Demarco) quien elige ser una víctima de la cocaína, rechaza cruelmente su manuscrito demostrando soberbia y descaro. Las editoriales son entonces comparadas con fábricas donde se producen únicamente contenidos redituables y no necesariamente de alto nivel cultural. El concepto de velocidad y dinero rápido de dichas empresas es criticado por Lavini por ser consecuente a la falta de gusto.

La aparición de varios personajes le da a esta historia vertiginosidad y variedad. Posiblemente Eduardo sea quien mejor demuestre su cuota de típico porteño, hecho para la trampa, perspicaz para los engaños y monstruoso para los vicios también.

Las cinco partes agregan interesantes aportes lingüísticos que devienen en conversaciones diarias cargadas de lunfardo y neologismos (típicos de la sociedad moderna). Cualquier interesado en la psicología puede también hacer un exhaustivo análisis de la salud mental de los personajes.

Finalmente, el foco de Florencia Lavini en el delicado tema de la droga tiene que ver con una denuncia social, burlona acaso, en la hipocresía del ciudadano moderno, cuyos problemas son –aparentemente– alivianados con todo tipo de sustancias.

Sinopsis de los personajes:
Martina: escritora joven que lleva personalmente su manuscrito Cantale a Gardel a la editorial Gaucho Snob. Es una mujer frágil y sensible con una visión del mundo algo inocente. La moviliza el fuerte deseo de ser publicada, ya que también es ávida lectora.
Guillermo Demarco: director de Gaucho Snob. Tiene varias adicciones, entre las cuales se destaca el uso de cocaína en todo momento. Su arrogancia lo pone en un lugar de hombre desagradable, aunque su sentido de supervivencia (a pesar de sus vicios) genera cierta empatía.

Flavio Azcuénaga: aclamado escritor de unos 40 años. Hombre de dinero con fuerte consolidación cultural y social. Padece de extraños comportamientos cuyos orígenes son revelados a lo largo de la trama. Posee enormes deseos de continuar con su profesión y llevarla a lo más alto.

Eduardo: amigo de Demarco. Hombre multifunción con capacidad de adecuarse a diferentes situaciones y personas. Es inteligente, perspicaz y muy porteño.

Sara Azcuénaga: esposa de Flavio. Ignora las necesidades de su marido, aunque goza de los beneficios de pertenecer a la élite cultural y nutrida. Celebra ciertos acuerdos con Demarco, a quien conoce de hace varios años.

Pancho (Francisco Alvareda): amigo de la infancia de Martina. Es veterinario y atiende las mascotas de la joven escritora. Su amistad roza la erotización constante.

Fuente: escobarnews.com