A pesar del pésimo estado de la ruta, los escobarenses siguen eligiendo el Paraná de las Palmas

No es fácil llegar al Paraná de las Palmas. Hay un sin fin de obstáculos por superar en esos largos kilómetros que separan a la ciudad de Belén de Escobar con el imponente río Paraná.

Sin embargo, mes a mes, y en especial en la época estival, miles de escobarenses siguen eligiendo al Paraná de las Palmas como destino turístico.

Quienes van en colectivo, lo hacen a los saltos; mientras que quienes se atreven a usar sus automóviles, se persignan antes de recorrer esos poco más de 15 kilómetros que parece más un camino de un país en guerra que una ruta a un destino turístico.

 Pero nada importa, con paciencia centenares de automóviles van esquivando los pozos de la ruta con tal de poder encontrar algo de fresco junto al río.

Una vez allí, el visitante se da cuenta que no es fácil disfrutar del río ya que, con el correr de los años, el espacio público de la extensa ribera se fue reduciendo a unos pocos metros donde la gente tiene libre acceso.

Gran parte de la costa del Paraná fue literalmente privatizada quedando en manos de instituciones y emprendimientos privados a los que solo tienen acceso sus privilegiados socios, o quienes pueden abonar la entrada a los recreos que promedian los $50.

Sumado a esto, la infraestrutura es una asignatura pendiente del Municipio. No hay baños públicos y los senderos que la propia gente fue abriendo río arriba carecen de mantenimiento, lo mismo ocurre con los puentes peatonales que cruzan varios cauces de agua.

Pero así y todo, la gente se las arregla para sacarle jugo al sacrificado viaje que los llevó hasta el Paraná de las Palmas. Y pese a que allí no hay quien lo impida, más allá que por ordenanza municipal está prohibido bañarse en el río, algunos con cierto grado de imprudencia lo hacen.

Están quienes se conforman con tomar unos mates de cara al río, y otros recorren el paseo de artesanos que es algo para destacar por la variedad de productos isleños que se ofrecen.

Hoy es prácticamente imposible recuperar la costa del Paraná de las Palmas para todos los escobarenses, pero sí se pueden conservar la esperanza de que los pocos espacios públicos que quedan allí sean en algún momento puestos en valor y preservar así uno de los pocos y más significativos atractivos turísticos que Escobar tiene para ofrecer.

Fuente: Escobar News