De nuevo se apuesta a los fondos, los bancos, las finanzas sobre la producción y el trabajo

 

Con la corrida del dólar de telón de fondo Macri nos endeuda de nuevo con el FMI. Así apelando al relato de un cambio de las condiciones internacionales CAMBIEMOS se lanza a navegar la crisis con un blindaje versión 2018 de 30.000 millones de dólares con el FMI.

Pero, en definitiva, el pretexto es el de siempre, el que siempre sostuvo el FMI: dar respaldo indirecto a las monedas de los países pobres, en este caso nuestro vapuleado peso.

Manteniendo su pensamiento sistémico y político de fondo el Gobierno apuesta a los fondos especulativos, los bancos y los ardides financieros sobre la producción y el trabajo. En definitiva en un escenario incierto ahonda la receta: ante el mar de fondo más y peor endeudamiento.

Está claro que favorecer a la bicicleta financiera y el endeudamiento no es el camino, el ajuste lo paga como siempre la clase media argentina, los trabajadores y las Pymes.
La justificación oficial en verdad contiene un doble discurso: piden ajuste a todo los sectores, pero los números son irrefutables para fines del 2018 vamos a estar endeudados en 370.000 millones de dólares, que alguien nos explique cómo pagamos esa gigantesca deuda que han contraído.

Es falso que haya un solo camino, es falso que cualquier alternativa sea demagógica, así como es falso que el origen de esta crisis sea el contexto internacional, dado que somos el único país cuya moneda se devaluó un 12% contra el dólar en una semana.

El anuncio del gobierno de un nuevo blindaje con el FMI nos trae a la memoria amargos recuerdos del gobierno de coalición de Fernando de la Rúa.

La pregunta entonces es si viene los millones: ¿Qué es lo que vamos a entregar a cambio?, ¿Más ajuste?, la respuesta es una sola al analizar las últimas intervenciones en situaciones similares a las que transita la Argentina del FMI como es el caso de Grecia y España, y es afirmativa, esa es precisamente la receta del Fondo, condiciones y más ajuste.

El presidente Macri declara que esto es una herramienta para continuar con el gradualismo, cuando en realidad hemos sufrido dos años de políticas de ajuste y aumentos abruptos.

El gobierno tiene que dejar la soberbia de lado y empezar a escuchar a quienes lo quieren ayudar a mejorar el presente y futuro de los argentinos, y sobre todo darse cuenta que gobierna para los ciudadanos no para los bancos y los grandes grupos económicos.

Creemos en una oposición con propuestas por eso con Sergio Massa le proponemos al gobierno elegir un camino de crecimiento asociado a la producción, el trabajo y las Pymes, y no al del ajuste.

Gonzalo Fuentes y Arballo
Presidente del bloque de concejales del Frente Renovador en Escobar