Termoeléctricas: Advierten posibles daños ambientales que podrían afectar a Matheu

Se trata de dos plantas que se están construyendo en Villa Rosa, en el límite con el partido de Escobar, a cargo de las empresas Araucaria Energy S.A, y APR Energy SRL, que prometen suministrar unos 500 megavatios de energía a la red de Edenor.

Desde que se empezaron los movimientos de suelo, ambientalistas del partido de Pilar alzaron sus voces críticas contra la instalación de dos plantas termoeléctricas en la subestación Matheu de Edenor, ubicada en la ruta provincial N°25 y la calle Alborada, de la localidad de Villa Rosa, y lindante a la de Matheu.

Según ambientalistas y vecinos pilarenses, estas instalaciones afectarían negativamente al medioambiente ya que, entre otras cosas, “secarían” las napas de aguas de la zona, generarían polución ambiental por el quemado de combustibles fósiles y la producción de ruidos molestos. Sumado a ello, los ambientalistas señalaron que estas plantas son de categoría 3, por lo que deberían ser instaladas en un parque industrial.

Pese a que los daños ambientales afectarían principalmente a los vecinos de Matheu, por su cercanía, ningún ambientalista escobarense se sumó a la lucha que se está llevando a cabo en el vecino distrito.

Hace pocos días, una de las usinas que se alimenta con fuel oil fue puesta en marcha por primera vez en una prueba que alarmó a los vecinos de la zona por los fuertes ruidos que generó, lo que deja en evidencia el gran impacto auditivo que padecerán cuando las dos centrales termoeléctricas estén funcionando a pleno.

Por otra parte, los vecinos de los barrios lindantes a estas termoeléctricas temen por su seguridad por la presencia de enormes tanques que contienen millones de litros de combustible a pocos metros de sus viviendas.

Otra de las preocupaciones es el uso del agua de esta industria, unos millones de litros diarios que podrían ser extraídas de las napas, que podrían secarse, y por otro lado inundaciones del arroyo Burgueño.

“El agua que use la empresa después la va a drenar caliente, y creo yo que contaminada, al arroyo Burgueño que va a crecer en un 70% en su caudal. Con lo cual se van a inundar mucho más que hoy. Además, las chimeneas no tienen altura suficiente y en la primera lluvia tenés una lluvia ácida; sumado a los vapores complejos que pueden ocasionar enfermedades. No hay partes buenas en las termoeléctricas”, concluyeron los ambientalistas que se ocupan de esta problemática.

Fuente: escobarnews.com