La flor de la política

A la Fiesta Nacional de la Flor le cuesta despegarse de la política, y en los últimos años quedó siempre en el ojo de la tormenta con el mismo resultado.

Por más esfuerzos que haga la comisión directiva, la Fiesta Nacional de la Flor año tras año va perdiendo interés de un público que fue cambiando sus gustos y preferencias, por lo que la ayuda del Estado se transforma en un importante aporte para sobrevivir frente a un escenario más que complicado en el que ni siquiera el sector privado se muestra interesado por participar en la muestra floral.

Días antes de la inauguración de esta nueva edición de la muestra más importante de la floricultura, Tetsuya Hirose, presidente de la Asociación Civil Fiesta Nacional de la Flor, confesó que la entidad financieramente está fundida, para graficar la gravosa situación por la que atraviesa la emblemática atracción de Escobar.

Desde su creación, la Fiesta Nacional de la Flor siempre recibió un subsidio a través del Ministerio de Turismo de la Nación. Gobiernos radicales, peronistas, e incluso militares, estuvieron presentes con la ayuda económica, pero este año, y por primera vez en la historia, el gobierno nacional le soltó la mano.

Lógicamente el trasfondo es totalmente político, y aunque cueste creer que una entidad sin fines de lucro sea víctima de la política, termina siendo así.

Esta no es la primera vez que sucede, la Fiesta Nacional de la Flor, hace algunos años, tuvo que hacer frente a una contra fiesta organizada por el propio municipio, cuando el actual jefe comunal de Escobar, Ariel Sujarchuk, era funcionario de la administración kirchnerista y desde su cartera en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación asistió económicamente a la exposición floral, y el entonces gobierno municipal estaba alineado con el massismo.

La Fiesta Nacional de la Flor fue usada en un sinfín de oportunidades con fines políticos. De hecho, todos los años -principalmente los de campaña electoral- ningún candidato deja de visitar la muestra para tener esa foto que los muestre distendidos y junto a la gente en un paisaje lleno de flores.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal pasaron en más de una oportunidad por la Fiesta Nacional de la Flor, pero en la inauguración de este año, solo el ministro de Agroindustria de la Provincia, Leonardo Sarquis, fue el único funcionario que estuvo presente que, como pudo, trató de eludir las críticas que Sujarchuk le formuló desde el atril.

La Fiesta Nacional de la Flor recién empieza, hay tiempo para reflexionar y rever decisiones por demás desacertadas que no hacen otra cosa que perjudicar una iniciativa que desde 54 años está avocada a mostrar lo mejor de la floricultura argentina.

Pablo Aiello
Director de Escobar News