Más de 10.000 personas pidieron en Escobar justicia por las víctimas de la inseguridad

marcha

En la tarde de ayer, más de 10.000 personas se sumaron a la segunda marcha del silencio por Martín Scadaffero, el joven de 16 años salvajemente asesinado hace una semana en Belén de Escobar y que se transformó en la cara visible de decenas de víctimas que se cobró la inseguridad en los últimos tiempos en el distrito escobarense.

El punto de concentración fue la plaza General San Martín que se vio colmada como nunca antes, mientras que un silencio desgarrador profundizó el dolor por estas trágicas muertas.
Con pancartas y velas, familias enteras comenzaron una procesión por las calles céntricas de Belén para luego volver hasta el centro de la plaza donde Carla Leonardi, tía de Martín, leyó una carta en la que dejó en claro cual es la posición de la familia de Martín.

Su alocución comenzó aclarando que la marcha fue una iniciativa de los amigos de Martín y no de la familia, para desterrar cualquier hipótesis de carácter político que se había hecho circular en los días previos a la movilización.

“Como familia, nos resulta increíble pedir justicia por Martín y por el profundo dolor de lo irremediable, pedimos justicia, justicia para que no hayan otras víctimas y para que se esclarezcan los casos de tantas familias que también están pasando lo mismo que nosotros” sostuvo, tras lo cual Leonardi comenzó a leer una larga lista de víctimas que se cobró la inseguridad en todo el partido de Escobar, y sobre la marcha se fueron sumando los nombres de otras personas más que perdieron la vida en manos de delincuentes.

Paula Cufré, Juan Carlos López, Franco Ayala, Claudio Verón, Noemí Condori, Gustavo Repetti, Fernando Escalón, Marilina Romero y Hugo Cardozo son algunos de ellos.

En otro tramo de la carta, Leonardi pidió “a quien corresponda” que se intervenga en dos caminos: “que la persona que mató a Martín, y sus cómplices, tengan la condena que merecen; Que la Justicia sea justa para que aquel que cometa un delito lo pague”.

También instó a que “se trabaje desde lo más profundo para evitar que exista la violencia generada por la desigualdad de oportunidades” y en ese sentido señaló algunas acciones que se deberían llevar adelante por parte del Estado para que “todos podamos vivir dignamente y reconocernos valiosos”, entre ellas enunció: “que todas las madres sean acompañadas amorosamente durante el embarazo y el parto; que todos los niños sean bienvenidos a este mundo; que todos nuestros niños tengan un plato de comida que llegue de la mano trabajadora de sus padres; que todos los niños accedan a la educación a los cuatro años, como lo indica la Ley; que todos podamos recibir la atención de salud que toda persona se merece en las condiciones y en la manera en que un ser humano se lo merece; que todos podamos trabajar en condiciones dignas”.

velas por martin

En otro momento, Leonardi reveló que los padres de Martín pidieron que no compren flores y que ese dinero lo donen al hospital Erill, lo que dio lugar a una colecta para el viejo nosocomio.

“Sabemos que todo lo que podamos hacer por nuestro hospital no es más que un parche que no alcanza a cubrir de ninguna manera la ausencia del Estado” expresó con un dejo de resignación y añadió: “pedimos a las autoridades municipales, provinciales y nacionales que abandonen su posturas mezquinas y trabajen mancomunadamente por el bien común”.

Finalmente, apuntó que “hoy estamos parados en esta plaza porque queremos romper el esquema de la indiferencia, juntos estamos dando el primer paso haciéndonos cargo del universo de responsabilidades que nos corresponden, y exigiendo a quienes nos representan que hagan lo mismo”.

Luego de los encendidos aplausos, que se mantuvieron por varios minutos, la gente se desconcentró pacíficamente y volvió a su casa con la ilusión que esta muerte absurda sea un punto de inflexión, un antes y un después.

Fuente: escobarnews.com