“Stolbizer a la Corte” Por Facundo Despo

El planteo impulsado desde el Massismo estos últimos días para sumar mujeres en la Corte Suprema, ha puesto a Margarita Stolbizer en el centro de los debates. Sergio Massa en campaña presidencial propuso a Margarita para ese puesto, y hoy ha vuelto al ruedo con una fuerte campaña de instalación de este tema.

Las valoraciones periodísticas, políticas, de especialistas y ciudadanos desde las redes sociales, dejan como resultado un gran consenso respecto a la idoneidad de Stolbizer para ocupar dicho cargo. No solo cumple los requerimientos constitucionales para el puesto, sino que además cuenta con una trayectoria de vida y calidad humana que termina teniendo mayor peso que las consideraciones técnicas del puesto. Y es en esto último donde debemos enfocarnos.

Es poco inteligente limitar el debate del análisis de los miembros de la Corte Suprema, a un mero concurso de popularidad o consideración de nombres. No es allí donde está la prioridad. Estamos viviendo un momento en el cual, la dirigencia política y la ciudadanía en conjunto ponen en cuestionamiento el accionar y el funcionamiento del Poder Judicial. Y esto sucede en el marco en el cual se está viviendo una situación de desamparo por parte del Poder Judicial, y reina una necesidad de justicia. Queremos quedarnos tranquilos de que la corrupción no quede impune.

El gobierno de Mauricio Macri tiene la responsabilidad de garantizar esto, que la corrupción sea condenada. Que los responsables del gobierno anterior, en todos sus niveles paguen por sus delitos y cumplan sus condenas. Para lograr esto se necesita poner el ojo en la capacidad operativa de los fiscales, en la capacidad y calidad de los fallos de los Jueces, en la capacidad del Ejecutivo para respetar y cumplir los fallos judiciales, y en la inclusión de una concepción igualitaria que respete la visión de género en el accionar de la Justicia. Son varios los elementos que debe trabajar el Poder Judicial.

En un País en el cual la minería provoca grandes derrames de cianuro como sucede en Jáchal, San Juan; donde la especulación inmobiliaria destruye los humedales provocando muertes e inundaciones como sucede en la Provincia de Buenos Aires; donde comunidades originarias son expulsadas de sus tierras y le son negados sus derechos, como sucede en el Norte Argentino; donde un empresario puede adueñarse de un Lago y cerrar los accesos públicos, como es el caso del Lago Escondido en Río Negro; en todos estos aspectos y muchos más la Justicia argentina se encuentra en deuda con la ciudadanía.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner finalizó en medio de escándalos, denuncias y sospechas de asociaciones ilícitas, sobreprecios en la obra pública, corrupción, desvío de fondos y la existencia de valijas voladoras con dinero de los contribuyentes. El gobierno actual tiene la necesidad y la urgencia de enjuiciar y castigar esta corrupción. Y esto nos obliga como sociedad a mirar el único poder democrático que no es elegido por el voto popular: el poder Judicial.

Analizando el funcionamiento de la Justicia elevaremos la calidad del debate social y político, y estaremos lejos de limitarlo al análisis de las cuestiones personales de Margarita. A su vez, el planteo de que Stolbizer integre la Corte Suprema de Justicia plantea la necesidad de recuperar la confianza en esta institución, ubicando a referentes confiables y de honestidad probada, como lo es Margarita. Y nos alerta de la necesidad de avanzar en reformas que cumplan ese doble rol de fortalecer su funcionamiento y devuelva la confianza de la ciudadanía.

Debemos enfocarnos no solo en las competencias constitucionales, sino también en la experiencia probada de cualidades humanas y trayectoria de vida. Y es por esto que amplios sectores de la política y el poder judicial ven con buenos ojos la nominación de Stolbizer, pues ella es a claras quien mejor cumple con estos requisitos.

Quizás en algún momento también exigiremos estos requisitos para quien presida la Nación Argentina.

Facundo Despo
Vicepresidente-GEN Escobar
Secretario General Juventud GEN Primera