Si gana Macri, Sujarchuk va a tener que remar en dulce de leche

Está claro que el panorama político actual contrasta considerablemente con el que imaginaba el intendente electo de Escobar, Ariel Sujarchuk, cuando comenzó su carrera para quedarse con el sillón de Lambertuchi.

Si bien insiste en que no ve problemas de gobernabilidad, lo cierto es que la trama política y hasta económica por lo menos complica día a día las aspiraciones de Sujarchuk por mostrarse a partir del 10 de diciembre al mando de la muncipalidad con una buena gestión frente los vecinos escobarenses.

No hace muchos días, el intendente electo reconoció publicamente que está recibiendo de las manos de Sandro Guzmán un municipio “ordenado”. Pero esto no es cierto.

Las arcas comunales están en rojo por una millonaria deuda y la recaudación por tasas de servicios generales está en picada y si fuera poco, a penas se llega a fin de mes para pagar los sueldos a los empleados de la comuna.

Según pudo averiguar escobarnews.com, por estos días el equipo de Sujarchuk está llevando adelante una suerte de auditoría para determinar cuales son los recursos económicos con los que podrá contar para su gestión a partir del 10 de diciembre, y los primeros números son por demás alarmantes.

A una deuda con proveedores que supera los $40 millones y que aumenta con el correr de los días, se le suman otras deudas “flotantes”, y los compromisos que tiene la comuna en concepto de sueldos para los trabajadores municipales no ayudan a equilibrar las cuentas.

Además, la municipalidad tiene un lastre muy importante en su principal proveedor: Covelia S.A., la encargada de la recolección de residuos domiciliarios cuyos servicios se llevan más del 25% de los ingresos del municipio.

Así las cosas, con lo que queda de la recaudación y con los ingresos en concepto de coparticipación provincial, la gestión de Sujarchuk, de no recibir oxígeno del gobierno de la Provincia o de la Nación, se reduciría solo al mantenimiento del alumbrado, barrido y limpieza de la vía pública. Nada más.

No hay dinero para arreglar las calles y mucho menos para pavimentos nuevos.

Tras las elecciones que dieron como ganadora en la Provincia a María Eugenia Vidal, Sujarchuk se esperanzó con un trato igualitario del macrismo con el municipio, pero es sabido que, en términos políticos, los mandatarios (sea del color partidario que sea) siempre pusieron en sus prioridades a los distritos “amigos” para articular una efectiva asistencia económica.

La derrota de Aníbal Fernández en la Provincia es solo la punta del iceberg que podría hacer naufragar la idea de una buena gestión de Sujarchuk, ya que en caso que Mauricio Macri fuera el próximo presidente, el intendente electo ya no podría contar con los recursos extraordinarios que estuvo recibiendo del Estado nacional durante toda la campaña electoral con la que montó una municipalidad paralela.

Se descuenta que en caso que Macri gana las elecciones, Sujarchuk ni siquiera va a contar con una mano amiga en el Ministerio de Desarrollo Social, de donde provinieron principalmente los recursos que administró durante su campaña.

En las últimas semanas el intendente electo se mostró en varios programas televisivos en los que aprovechó para hacer un llamado -con más desesperación que convicciones- al electorado para que voten a Daniel Scioli en el próximo balotaje porque, según la mirada de Sujarchuk, es el único garante de las conquistas sociales de lo última década.

En realidad, a la luz de los hechos, es Sujarchuk quien necesita imperiosamente que Daniel Scioli sea el próximo presidente, siempre que el intendente electo de Escobar mantenga firme su promesa de no dejar en la puerta de la Casa Rosada sus convicciones políticas.

Sujachuk se apresta a asumir su gestión con muchos interrogantes, algunos se revelarán el 22 de noviembre. Otros recién el 10 de diciembre, cuando ponga en marcha su gestión.

Y va a necesitar más que fe, esperanza y optimismo para llevar adelante su proyecto político en Escobar como intendente de Escobar, porque si gana Macri, va a tener que remar en dulce de leche.

Pablo Aiello
Director de Escobar News