La fiesta de los pocos

SEÑOR DIRECTOR:

Un nuevo aniversario del nacimiento de la localidad de Maquinista Savio se acerca y los vecinos somos nuevamente testigos del lugar que ocupamos en la agenda de los gobernantes y ‘representantes del pueblo’.

Los trabajos hechos a contrarreloj y a las apuradas, lo vemos en la poda y la pintura en los cordones del centro; la pavimentación de esos metros de calle, los mas visibles para las cámaras y flashes.
Es común también ver como ponen flores coloridas en la plaza.

Lo cierto es que pasada la fiesta natalicia, Savio queda fuera de toda consideración gubernamental o legislativa: los arboles vuelven a crecer, la pintura se cae, las calles céntricas se bachean y las flores se marchitan. Viéndolo así, pareciera ser que a nuestra localidad le corresponde como presupuesto anual algunos litros de pintura, pocos metros cúbicos de asfalto y un par de docenas de flores.

Esto no es exclusivo de los gobernantes actuales o de Maquinista Savio: sino de la orientación social y los intereses que representan los gobernantes, todos.

Los vecinos de Savio nos merecemos mas. Salitas con insumos básicos, un hospital cercano, calles asfaltadas, cloacas, agua corriente, luminaria, buen servicio de transporte publico, etc.

Esto no será posible en la medida que sigamos manteniendo a los mismos personajes que vienen garantizando los negocios de una minoría y los suyos propios; de lo que se trata es de fortalecer una alternativa propia y cortar con la fiesta de los pocos.

José Esquivel
Vecino de Savio