Una para el Guiness: una agente de tránsito de Escobar tardó 30 minutos para hacer una multa

Desde hace tiempo que el tránsito en Escobar es caótico, y los conductores se manejan como si las reglas no existieran. Una realidad que se ve favorecida por la propia policía de tránsito de la municipalidad de Escobar.

En cualquier ámbito de la vida las reglas están hechas para ser respetadas. Desde el árbitro de fútbol a la hora de cobrar un penal, hasta un juez cuando debe dictar sentencia, todos lo que deben aplicar la ley no pueden dudar en el momento de hacer efectivas las normas.

Pero en Escobar, parece que a algunos agentes de tránsito municipales les pesa la decisión de multar a los infractores. Es como si los envolviera la culpa a la hora de labrar la infracción. Se hacen los distraídos. O, en el peor de los casos, tienen una conducta permisiva con quienes infringen las normas de tránsito.

En horas del mediodía del pasado viernes, un automovilista dejó su vehículo mal estacionado en la intersección de las calles Estrada e Hipólito Irigoyen, a 100 metros del palacio comunal. No se trataba de cualquier infracción, el Peugeot rojo de la imagen que acompaña esta nota obstruía una rampa para discapacitados.

Pese a esto, la agente de tránsito hizo sonar con insistencia su silbato por más de media hora esperando a que el conductor apareciera y sacara el auto de allí. Los minutos pasaban y mientras tanto, la gente esquivaba el vehículo en infracción como podía. Y algunos transeúntes no dudaron en exigirle a la agente que le hiciera la multa.

Pero la mujer insistía en tocar su silbato, como tratando de salvarle el pellejo al infractor. Amenazó en un par de oportunidades en sacar el talonario de boletas. Pero el reloj seguía corriendo y las amenazas de multar al infractor se mantenían en amagues. Nada más.

Cuando la agente de tránsito se percató que Escobar News estaba registrando la situación. Cuando apareció la cámara fotográfica, solo ahí, la mujer dejó el silbato y pasó de la amenaza a los hechos concretos. Sacó su talonario de infracciones y labró la multa correspondiente.

Es tan cotidiana esta situación, que vecinos cansados de los conductores rebeldes crearon un grupo en Facebook  (En Escobar se maneja para el or..) para “escracharlos”. Una suerte de catarsis frente a la inacción de los agentes de tránsito que son, en definitiva, quienes deben aplicar la ley sin dudas ni culpas.

Fuente: Escobar News