Sujarchuk: dime con quien andas…

El cimbronazo generado por el regreso de Sandro Guzmán al FPV puso en apuros a varios de los aspirantes a la intendencia, que se vieron obligados a salir a tejer alianzas “estratégicas” para contrarrestar el peso del aparato municipal.

Uno de ellos es Ariel Sujarchuk, que en su cruzada por sumar apoyos a su candidatura, acaba de incorporar al SMATA a su lista de aliados.

El candidato que hasta la semana pasada bregaba por una “una campaña sin violencia”, acaba de sellar un acuerdo con una de las burocracias más patoteras del país.
Recordemos que en los últimos conflictos en automotrices de la Zona Norte, SMATA fue garante de los despidos y correa de transmisión de la política patronal, tanto adentro como afuera de las fábricas.

Desde el Partido Obrero y el FIT hemos sido duramente atacados por la burocracia de este gremio, por brindar nuestro apoyo a la lucha de los trabajadores de la autopartista Gestamp, en Escobar. Su propio secretario general, Ricardo Pignanelli, no dudó en tildar públicamente a Néstor Pitrola de “hijo de puta”, por criticar el accionar del sindicato frente a la lucha de los compañeros de Gestamp.

Este “respaldo sindical” de SMATA a Sujarchuk se suma al anteriormente brindado por la dirigencia zonal de la UOM, a fines del año pasado.

Las venias de SMATA y UOM a Sujarchuk no deberían resultar extrañas, si tenemos en cuenta que el grueso de la burocracia sindical kirchnerista ya ha cerrado filas con Daniel Scioli, al cual también Sujarchuk apoya. El fruto no puede caer muy lejos del árbol.

El apoyo de la burocracia sindical al candidato del “cambio” es, en definitiva, la demostración de cuáles son los intereses que la agrupación “HACE” defiende en el distrito. De esta manera, queda claro que la “alternativa para el cambio en Escobar” es, simplemente, una lavada de cara a la política de siempre.

Partido Obrero Escobar