Se fugó del penal de Marcos Paz uno de los condenados por el crimen de Matías Berardi

Uno de los condenados a prisión perpetua por el crimen de Matías Berardi, el joven de Ingeniero Maschwitz secuestrado y asesinado en 2010, se fugó este domingo del penal de Marcos Paz junto a un cómplice.

La Justicia investiga cómo se produjo la evasión, al tiempo que las fuerzas de seguridad realizan distintas diligencias en procura de recapturarlos, informó el Servicio Penitenciario Federal (SPF).

En un comunicado de prensa, el SPF indicó que la fuga ocurrió “esta madrugada” en el Complejo Federal II de dicha localidad del oeste de la provincia de Buenos Aires.

“Tras la cena, los internos permanecieron en el salón de usos múltiples de la unidad residencial 2. Al momento de conducirlos de regreso a sus celdas y realizar el correspondiente recuento se detectó la ausencia de los detenidos Luciano Javier Campos y Gabriel Raúl Figueroa”, precisó el informe penitenciario.

Luego de descubrir la fuga, las autoridades del penal dieron intervención al juez federal en lo Criminal y Correccional 2 de Morón, Claudio Daniel Galdi, quien quedó a cargo de la causa caratulada como “evasión”.

Gabriel Raúl Figueroa había sido condenado a prisión perpetua en 2013 por el crimen del joven Matías Berardi, quien fue secuestrado a las 5.30 del 28 de septiembre de 2010 en el cruce de ruta 26 y Panamericana, en Ingeniero Maschwitz, donde bajó de una combi cuando regresaba de una fiesta de egresados en Capital Federal.

A las 6.20, se inició una serie de ocho llamados extorsivos en los que la víctima les avisó a sus padres que estaba secuestrado y los delincuentes exigieron un rescate de hasta 30.000 pesos.

De acuerdo al expediente, la banda trasladó al chico al taller que Souto tenía en avenida Sarmiento 407, de Benavídez, partido bonaerense de Tigre, donde lo tuvo atado y vendado en un baño.

Tras pasar 14 horas cautivo, Matías logró escapar y comenzó a pedir ayuda entre los vecinos a quienes les decía que lo tenían secuestrado, pero no logró que nadie lo ayudara, ni refugiara.

Según lo declarado por varios testigos, mientras Souto y Facundo Maidana persiguieron con un auto y lograron recapturar a Berardi a dos cuadras, en las puertas de un cementerio, las mujeres de la familia salieron a la calle a los gritos a decirle a los vecinos que en realidad era una ladrón que había intentado robarles.

La víctima fue trasladada a un descampado ubicado en un camino de tierra a 300 metros de la ruta 6, a la altura de Campana, donde los asesinos le efectuaron dos disparos con una pistola calibre 11.25, uno de los cuales ingresó por el omóplato derecho de la víctima y le ocasionó la muerte.

Fuente: escobarnews.com