Parapentismo en Escobar

Una manera de estar colgado del cielo para poder disfrutar distendidamente de los paisajes que la naturaleza ofrece. Escobar News estuvo en la escuela de parapentismo Eclipse para contarte todo sobre este deporte.

Un día soleado y una suave brisa es suficiente para que el parapente biplaza tome altura luego que un malacate ayude a sus dos tripulantes a encontrar sustento en el aire.

Después de algunos minutos, el instructor comienza a encontrar las primeras térmicas que ayudará a prolongar el vuelo hasta una hora, a una altura que a veces puede alcanzar los 1.300 metros de altura.

Poco a poco, desde el parapente se puede apreciar los paisajes que ofrece la zona donde el río Luján van dibujando su serpenteante silueta, un poco más allá, la majestuosidad del Paraná y si las condiciones atmosféricas lo permiten se puede divisar hasta el puente Zárate – Brazo largo.

La versión del vuelo libre en parapente promete un paseo único con el sonido del aire acariciando la vela de 20
metros que mantiene a los viajeros flotando en el cielo.

Hace más de 13 años que la escuela de vuelo en parapente Eclipse viene instruyendo a quienes desean repetir una y otra vez la experiencia de volar en parapente.

Miguel Lazoreco, titular de Eclipse, dialogó con Escobar News y recordó que, en un principio, se trataba de reuniones de algunos amigos que compartían la misma pasión por el vuelo en parapente todos los fines de semana en el campo situado en el kilómetro 57,500 de la ruta Panamericana, en la localidad de Loma Verde, partido de Escobar.

Sin embargo, el despegue de los parapentes fue atrayendo a curiosos y gente con la inquietud de saber como podían remontar el cielo de la misma manera, esto impulsó a Miguel a tomar la decisión de crear la escuela de vuelo, donde, además de los tradicionales vuelos de bautismo en vuelo libre, la gente puede acceder a un instrucción completa de vuelo tanto en vuelo libre como en paramotor.

La instrucción completa demanda cuatro fines de semana –comenta Miguel- tras lo cual, el novel  piloto puede agregar la experiencia de una instrucción en montaña en las salidas programadas por Eclipse a Merlo (San Luís), entre otros destinos, donde puede adquirir técnicas de vuelo que difieren sustancialmente de las que se emplean en la llanura.

Tanto los instructores como los parapentistas experimentados coinciden en que es un deporte absolutamente seguro, no obstante Miguel indica como la mejor edad para iniciarse la de 18 años. “Acá nunca tuvimos un solo accidente, pero siempre hay que tener en cuenta el factor humano, por eso a los 18 años el alumno tiene la madurez necesaria para que sigamos sin tener que contar ninguna desgracia” enfatizó Miguel, pero, hay chicos por debajo de esa edad que -acompañados por sus padres- hacen piruetas que asombran a los más expertos parapentistas.

El vuelo en paramotor (parapente con motor), la otra modalidad de vuelo que se realiza en Eclipse, permite la autonomía de vuelo de hasta 2 horas, tiempo suficiente como para dar un paseo por todos los paisajes que ofrece Escobar.

Esta modalidad de vuelo tendrá la posibilidad -a partir del mes de febrero- de ser compartida con quienes no dominen las técnicas de vuelo y que deseen darse un paseo de estas características en compañía de un experto instructor.

Todos los fines de semana y feriados parapentistas llegan hasta desde Buenos Aires a Eclipse para disfrutar de las condiciones topográficas del campo donde se encuentra la escuela de vuelo que les permiten un contacto directo con la naturaleza, lejos del ruido de la ciudad.

Para mayor información y consultas ponete en contacto vía e-mail a dmbl0404@hotmail.com y si lo preferis telefónicamente al 011-15-5758-5430.

Fuente: Escobar News